Orlando Díaz

El niño se cuelga del tronco de mis huesos, y arranca un fruto, un signo acaso, de una de las ramas secas de este nervio óptico desgarrado en la raíz cuántica del Misterio sucio de la carne.

Andrés Cisneros.

Poeta y editor de verso destierro.